Javier Valiente

VOCABULARIO ARTE ROMÁNICO II

EJERCICIO DE RELACIONAR

  
Relaciona el CONCEPTO con las definiciones.
Pared elevada sobre la fachada, que sirve de campanario en ausencia de éste.
Elemento arquitectónico curvo que discurre paralelo al eje longitudinal de las naves de una iglesia; su función es sostener los muros superiores de separación entre las naves central y laterales.
Norma artística de la escultura y pintura arcaicas, como en el Románico, siglos XI y XII, que alinea las cabezas a una misma altura formando un friso continuo en las representaciones de grupo. Los personajes están representados en filas del mismo tamaño, como podemos apreciar en los relieves del Claustro Bajo de Santo Domingo de Silos.
Piezas de piedra, ladrillo o madera que, puestas verticalmente a ambos lados de una puerta o ventana, sostienen el dintel o el arco
Italianismo que significa almendra, representada por un óvalo o marco almendrado, aureola que circunda o rodea al Cristo en majestad o Pantocrátor y a la María también mayestática.
Representación característica de Cristo durante el Románico, triunfante, en majestad, omnipotente al final de los tiempos; sentado, sosteniendo los Evangelios con la mano izquierda mientras muestre la derecha en actitud de bendecir. Ejemplo: el de San Clemente de Tahull, del XII.
Cada una de las cuatro bovedillas triangulares curvilíneas sobre los que se sustenta una cúpula. Sirven para pasar de la planta cuadrada del crucero de una iglesia a la circular y poder acometer la construcción de una cúpula. La primera y más famosa las de Sta. Sofía de Constantinopla.
Arco dispuesto transversalmente al eje de la nave, que ciñe la bóveda de medio cañón con la finalidad de reforzarlo y trasladar el peso de ésta a los pilares de la iglesia, p.ej. la caedral de Santiago.
Expresión genérica que designa cualquier manifestación artística que preceda temporalmente al arte románico y que sea posterior al periodo clásico romano. En lo temporal, lo comprendido entre mediados del siglo V (caída del Imperio Romano de Occidente) y principios del siglo XI (expansión del románico), y en lo estilístico, al Arte Ostrogodo, el Arte Longobardo, el Arte Carolingio, el Arte Otoniano, etc., estando representado en España por el Arte Visigodo, el Arte Asturiano y el Arte Mozárabe.
Representación iconográfica compuesta por cuatro elementos. La más extendida de éstas, representada repetidamente en el arte desde el Románico, es la cristiana relacionada con un pasaje del Apocalipsis de Juan que describe a cuatro ángeles zoomorfos que rodean al Pantocrátor y que los estudiosos han interpretado como los cuatro evangelistas: el ángel, o el hombre alado se asocia a Mateo, Hijo del Hombre; el león se identifica con Marcos; el toro sería Lucas; el águila ha sido asociada a la figura de Juan.
En una portada espacio situado sobre el dintel y bajo las arquivoltas, que puede ser monolítico o aparejado y suele contar con decoración esculpida en relieve.
Cada una de las cuatro pequeñas bóvedas con forma de concha o abanico sobre los que se sustenta una cúpula. Sirven para pasar de la planta cuadrada del crucero de una iglesia a la octogonal y poder acometer la construcción de una cúpula de base circular. Será durante el Románico cuando se generalicen, como podemos apreciar, por ejemplo, en la Catedral de Zamora, del siglo XII.